El ágil delantero no ha marcado en 19 partidos y está muy lejos de las grandes expectativas que despertó entre los aficionados cuando pisó por primera vez Núñez. ¿Qué le pasa?

Cuando River anunció sus primeros seis refuerzos de la temporada, hubo un nombre -aparte de Juan Fernando Quintero, que ya se había hecho un nombre- que emocionó a los hinchas más que ningún otro. Esequiel Barco, con su jerarquía, habilidad y juventud, se ha convertido probablemente en la gran bomba del mercado de fichajes del fútbol argentino. Ese famoso «salto de calidad». Pero lo cierto, después de muchos meses, es que aún no se ha adaptado y está lejos del nivel que le valió el pase a Independiente en 2017.

Aunque ha mostrado algunos destellos de calidad en su etapa con Núñez, la realidad es que aún está lejos de cumplir con las altas expectativas que levantó en su momento. Aunque empezó a ser un jugador importante para Marcelo Gallardo, los problemas físicos y los altibajos en su rendimiento acabaron por apartarle de la titularidad.

El domingo en la Bombonera, el Muñeco sustituyó a Pablo Solari por Barco en un intento de ser ese jugador «explosivo», el que puede romper las inconsistencias de un juego plano. Pero otra vez, el delantero de 23 años estuvo lejos de cumplir con la exigencia que demanda un Superclásico: no equilibró sus gambetas, perdió la pelota varias veces (9) y no marcó la diferencia; y River lo sintió.

«El gol fue un golpe muy duro, no tuvimos la capacidad de reacción para buscar el empate y eso es lo que más nos duele. Teníamos jugadores en el campo que podían haberlo hecho, pero no tuvimos las oportunidades«, dijo Gallardo tras el partido

Los números dan cuenta de la incapacidad de Barco para ganar: no ha marcado un gol en 19 partidos y no ha dado una asistencia en 14. Estas estadísticas son abrumadoras para un jugador de su talla por el que River pagó nada más y nada menos que 4,4 millones de dólares por un préstamo de dos años.

Con eso en mente, parece complicado que Millonario acepte la opción de comprar por 7 millones de dólares por el 50% que acordó con el Atlanta United (puede pagarlo en seis pagos de 1,666,667 entre el 30 de marzo de 2024 y el 30 de septiembre de 2026). El plazo de la cláusula vence el 16 de diciembre de 2022 y actualmente las perspectivas no son buenas, dado el bajo rendimiento de Barco, por quien River pagó un millón de dólares y que aún no encuentra el rumbo. ¿Podrá dar la vuelta a la historia?

Por Pasionrp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *